viernes, 23 de mayo de 2008

La república independiente del metro

Tras más de un mes sin mi carro, gracias a un MALDITO motorizado que me choco, he tenido que viajar recurrentemente en el metro de Caracas.

Esta mañana no fue la excepción, pero luego de ciertos percances empece a reflexionar sobre varias cosas:

1.- Al parecer una gran parte del "pueblo mismo" no tiene agua en sus casas.

2.- El reagueton llego para quedarse

3.- Hay gente que sencillamente no deberia existir en este mundo y MUCHO menos, rodearme.


Ahora bien, luego de drenar mi odio, pasemos a algo más divertido; El metro, maremagnum de culturas.

Aún viviendo lejos y teniendo que pasar mucho tiempo bajo tierra he descubierto que tiene mucho interés observar lo que sucede en esta especie de país independiente, en esta 'República del Metro'. Si Caracas es una gran ciudad, el metro de Caracas es como otra gran ciudad bajo tierra. Allí se desarrolla una pequeña sociedad, una reproducción a escala de lo que se vive un poco más arriba.

Te propongo un ejercicio para cuando te subas al metro: observa atentamente a la gente que tienes a tu alrededor. Es muy interesante hacer el esfuerzo de no desconectarse y observar ya que nos daremos cuenta de la increíble cantidad de colores, vestimentas, lenguajes, actitudes y culturas de los que comparten ese viaje con nosotros.

Los desplazamientos en metro se utilizan para las más variadas actividades cotidianas. Puedes ver a la gente comiendo (cosa que no deberian hacer), leyendo un libro, escuchando música en su iPod (ironico, pero cierto), predicando (la religión en cuestión es lo de menos), etc.

Para concluir -porque una amiga me va a decir que me faltar desarrollo de la idea- y no quiero seguir hablando paja, el metro a pesar de todo, es tremenda solución para nuestra ciudad, pero ¿Por qué tiene que estar lleno de esa gente?

4 comentarios:

Carito dijo...

Porque tristemente así es mucha de la gente que habita esta ciudad, pero cuando vamos en el carro no lo notamos...Bueno, excepto cuando uno de los "malditos motorizados" (citandote) nos choca!, pero yo, ni si quiera he encontrado el repuesto! :-(

PebbLes dijo...

EL METRO

Amor/odio... jeje lo amo a las horas que no son pico, que me siento civilizadamente y no chocando entre gente y desesperadamente; y el aire esta full chola... es decir, NUNCA! jeje yo tambien me he puesto a ver gente que me rodea en él y he llegado a la siguiente conclusión:

En los subterraneos de Caracas abundan los santeros y los primates. curioso no?

P.D: Hay que conocerse jeje te espero en la estación de Plaza Venezuela, el mío jeje (jergas aprendidas en metroWorld)

Rafa dijo...

Pues mira... la verdad yo viajé en Metro mucho tiempo, y era un servicio de primera (mejor que el metro de mi pueblo en Alemania, en su momento).

Hace unos dos años me monté otra vez porque iba de Los Cortijos a Antímano y me percaté de que el aire acondicionado ahora es opcional (en algunos vagones) y el olor por naturaleza de sus habitantes es el de jabón azul.

Será decadencia como todo lo demás de nuestro país...

el whittie dijo...

Que bueno que ninguno salto a acusarme de "sectario" como cierta perfecta hizo... no soy sectario, soy un observador antropologico jajaja pero:

Carito: yo tengo más de mes y medio sin carro, y cada vez que tengo que salir al maldito que me choco le deben sangrar las orejas...


Pebbles: no sé si me estoy acostumbrado al metro, lo que sé, es que llego mucho más rapido a donde voy, y de pana diabla, tenemos que velnos un día y nos comemos pal de perros en plaza venezuela jajajaja

Rafa: Nunca he dicho que no sea un servicio de primera, de hecho, si lees mi texto, podrás darte cuenta que elogio ampliamente al metro, me quejo es de la gentuza que lo usa jajaja.

No sé si el olor es a jabón azul, porque, como bien dije, algunos no tienen agua en sus casas desde hace MESES... y no le eches la culpa a la pobre decadencia, ella no es la culpable de todo lo que pasa en este país... cuando tu dejas de bañarte por 3 días, sencillamente eres un MALDITO cochino...